Hispanos habemus… y no somos pocos

  • No hay comentarios

Ya hace siglos que España dejó de ser una potencia mundial por mucho que nos pese, pero lo que nadie puede negarnos es nuestra presencia en el mundo y la huella que hemos ido dejando en él a lo largo de los siglos. Son muchos los millones de hispano-hablantes que habitan en la Tierra, y muchos los que se sienten atraídos por nuestra lengua y, por ende, seguramente también de nuestra cultura, aunque la riqueza de cada país que tiene el español como lengua materna es tanta, que no sólo puede llegar ese interés hasta la Península Ibérica.

Desde la misma Península, hemos exportado a muchos países del mundo costumbres, tradiciones, productos de nuestra dieta mediterránea… y por supuesto nuestra lengua; pero los otros países que comparten nuestro idioma no se han quedado atrás, y entre todos hemos hecho que la cultura hispana sea muy apreciada y a veces hasta imitada. Hemos dado a la historia gobernantes, artistas, aventureros, pensadores, deportistas… grandes nombres en casi cualquier disciplina que se nos ocurra, y eso ha dejado huella, una marca que no se borra, y que por supuesto hay que esforzarse en no permitir que desaparezca y en reforzarla cada día.

¿Conoces todos estos rasgos que nos caracterizan y que nos han hecho conocidos en el mundo entero? Quizá nunca te hayas parado a pensar en ellos, pero son responsables de los millones de turistas extranjeros que nos visitan cada año. Sí, puede que haya muchos que vengan por nuestra historia, arquitectura, patrimonio artístico, el clima y todo eso que siempre se señala; pero al final, cuando les preguntan, siempre hablan del buen ambiente y de la simpatía de la gente española, y cuando viajan a países latinos, la sensación y las opiniones siempre son la misma. Algo tendremos que ver los españoles con eso, ¿no? aún después de algunos siglos.

Spain is different, dicen los ingleses, y debe ser verdad, aunque a veces los que vivimos aquí no nos demos cuenta de ello, o lo tomemos en el mal sentido (somos diferentes, pero no perfectos, jeje). Sólo que no siempre lo notamos o lo creemos los interesados, pero eso tiene que cambiar,  ¿no te parece? Y no hay mejor manera que darle publicidad a todos esos rasgos que nos caracterizan, no sólo a España, sino a todos los que compartimos la lengua española, porque todos mamamos de ella a la postre.